Maximino, en particular, era un ávido persecutor. Desde ahí viaja a Jamaica, y luego a Haití; con la ayuda del presidente Pétion planeó dos nuevas expediciones. Galerio y otros gobernantes estaban en contra, pero Constantino reforzó su poder en los territorios que gobernaba y se dispuso a conquistar su propio imperio. [240]​ Mientras tanto, dos facciones divergían en la iglesia romana: los cristianos que habían cumplido con los edictos para garantizar su propia seguridad, y los rigoristas, que no toleraban ninguna solución de compromiso con la autoridad secular. DIOCLECIANO es hijo de … Muchos otros en África, incluidos los abitinianos, apoyaron a Majorino contra Ceciliano. [56]​ También en la iconografía imperial Júpiter y Hércules lo acaparaban todo. Visitó Egipto una vez, durante el invierno de 301-302, donde comenzó el reparto de grano en Alejandría. [82]​, Por otro lado, entre los más altos cargos de la administración imperial hubo hombres que eran ideológicamente opuestos a la tolerancia hacia los cristianos, como el filósofo Porfirio de Tiro y el gobernador de Bitinia, Sosiano Hierocles. Me separé del mando cuando me persuadí que desconfiabais de mis desprendimiento. [357]​ De igual forma, los melicianos en Egipto supusieron un cisma para la Iglesia egipcia. [5]​ La recomendación de Galerio —quemar vivos a los cristianos— se convirtió en un método común de ejecución de los cristianos en el Oriente. Hacienda de San Pedro, en Santa Marta, a 10 de diciembre de 1830.». En los siglos posteriores, algunos cristianos crearon un «culto a los mártires» y exageraron las barbaridades de la era de las persecuciones. [177]​ En 306 y 309 publicó sus propios edictos en los que exigía sacrificio universal. [292]​ Su reemplazante, Firmiliano, era un soldado veterano y uno de los confidentes de confianza de Maximino. Exigió que se quemaran sus escrituras y que se requisara todo lo de valor para el tesoro imperial. «Colombianos! Y su madre, María de la Concepción Palacios en 1792). [122]​ La madre de Galerio, Rómula, era una enconada anticristiana; había sido sacerdotisa pagana en Dacia y odiaba a los cristianos porque estos evitaban acudir a sus festivales. [302]​, Los siguientes meses fueron testigos de los peores momentos de la persecución. En Madrid conoció a María Teresa del Toro, con la que contrajo matrimonio en 1802, y de la que enviudó al poco tiempo de regresar a Venezuela. Sin embargo, cuando Eusebio hace comentarios sobre la región, escribe sobre decenas, veintenas e incluso cientos de cristianos condenados a muerte en un solo día, lo cual haría pensar que Egipto fue la región que más sufrió durante las persecuciones. En África, el resurgimiento de Diocleciano se centró en Júpiter, Hércules, Mercurio, Apolo y el culto imperial. No hace referencia a sus primeras cartas, donde alentaba la persecución. Si mi muerte contribuyen a que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al  sepulcro. [362]​ Los hagiógrafos retrataron la persecución de una manera mucho más exagerada de lo que en realidad había sido,[363]​ y los cristianos responsables de estos cultos ignoraron ciertos hechos. Los sacerdotes paganos también estaban interesados en que se suprimiera toda amenaza a la religión tradicional. [156]​ El primer mártir en Cesarea fue ejecutado el 7 de junio;[157]​ el edicto entró en vigor en Creta a partir del 19 de mayo. En 298, Maximiliano, un soldado en Tébessa, había sido juzgado por negarse a seguir la disciplina militar;[226]​ en Mauretania, de nuevo en 298, el soldado Marcelo rechazó su bono del ejército y se quitó el uniforme en público. Al mismo tiempo, los jefes realistas semindependientes se multiplican e imitan depredaciones y crueldades. Durante la primera campaña contra Majencio, Severo fue capturado, encarcelado y ejecutado. Román fue ejecutado el 17 de noviembre de 303. Tal y como afirma el historiador moderno Robin Fox, fue simplemente «demasiado pequeña y demasiado tardía». [274]​, Dado que ningún funcionario por debajo del cargo de gobernador tenía poder legal suficiente como para ordenar la pena de muerte, los cristianos más recalcitrantes habrían sido enviados a Cesarea a la espera de su castigo. [171]​ Este último edicto ni siquiera llegó a aplicarse en los dominios de Maximiano y Constancio. los ministros del santuario dirigiendo sus oraciones al cielo; y los militares empleando sus espadas en defensa de las garantías sociales. [86]​ Hierocles consideraba que las creencias cristianas eran absurdas: si los cristianos aplicasen sus propios principios de modo consistente, rezarían a Apolonio de Tiana en lugar de Jesús. [342]​ Otros simplemente huyeron. Estos relatos fueron criticados desde la época de la Ilustración y posteriormente, de forma notable, por Edward Gibbon. Dado que fue el ejército de Galerio el purgado —Diocleciano había dejado el suyo en Egipto para sofocar una revuelta—, los antioqueños habrían creído comprensiblemente que Galerio era el instigador. Diocleciano gobernó el Imperio Romano de Oriente, manteniendo cierta vigilancia sobre la zona occidental; este gobierno compartido funcionó por varios años, sin embargo, empezaron a surgir ciertas tensiones políticas dentro del imperio, por lo que escogió en calidad de cesares a dos militares quienes colaborarían a mantener el control de las zonas de oriente y occidente.
2020 emperador diocleciano y los cristianos