Momentos después, éstos subieron velozmente hacia las ramas de la higuera. Desde entonces, se considera que existe una afección llamada “espanto de chaneque”, que afecta a cualquier persona que se cruce con uno de ellos y cuyas dramáticas consecuencias van desde sufrir accidentes, hasta la muerte.Según la Biblioteca antes mencionada, estas criaturas también pueden hacerse del alma de una persona que viola las reglas de la caza, pesca, recolección de plantas o cualquier norma de conducta: «La pérdida del apetito, del sueño y del pulso son los síntomas iniciales. Una de las leyendas que no pertenece a un sólo lugar es la de los Chaneques. El desconcierto de los cazadores aumenta mientras las risillas suben de volumen con el acercamiento. Al evolucionar la dolencia, el paciente enflaquece, presenta diarrea, vómito, dolor de cabeza, palidez y "fríos", y sueña constantemente el suceso traumático originador del espanto. La primera reacción fue de susto causado por el golpe sobre la lamina. El encuentro, tan fugaz como raro, alertó a los cazadores a huir del lugar para después concluir que los Chaneques les habían jugado una broma. Se dice que cuando esto sucede algún Chaneque está haciendo travesuras. Cuenta que se detuvo y despertó a su acompañante para verificar qué había sido exactamente. Primero que nada habrá que decir qué es un Chaneque; un Chaneque es un duende que ronda casas, ríos, arroyos, y parajes del bosque. En estas correrías por el bosque estos cazadores han relatado que escuchan voces agudas provenientes principalmente de los arroyos y flujos de agua. En la región de los Tuxtlas, están organizados bajo el mando del Chane o Chaneco, dios de la tierra y del agua, quien reside en el talogan, cantaxotalpan o ta'altampa, el mundo subterráneo, donde la naturaleza es pródiga. Estas travesuras tienen un fin; es que los Chaneques buscan comida o cualquier aperitivo que calme sus ansias de molestar a la gente. Se dice que los Chaneques le jugaron una broma. Es difícil describir a un chaneque físicamente porque no mucha gente los ha visto; la mayoría cuenta que si acaso, han avistado a los Chaneques por sólo unos segundos. Ahí, en el arroyo, cinco o seis pequeñuelos jugaban desnudos en una poza con el agua hasta sus caderas. En el sur de México, la idea de que unos seres milenarios se esconden en la naturaleza para cuidar de ella se mantiene viva, especialmente en Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Veracruz, donde las historias de estas criaturas son bien conocidas por los pobladores, que los miran con tanto misticismo como respeto. Se dice que las voces son muy parecidas a las de niños de cuatro o cinco años; las voces, traviesas y juguetonas, con risas sinceras y francas, llenan el bosque cual música tenue. Efectivamente, los chaneques han sido vistos por muchas personas, sobre todo en los lugares donde hay agua, pues ellos son los elementales (espíritus)encargados de elaborar y cuidar el agua del subsuelo. Traduccion Inglés/Español-Español/Inglés patrocinadas por ssenglishteacher.com. Se trata de deidades menores íntimamente relacionadas con la naturaleza, que fungen como guardianes de los ríos, lagos, bosques y selvas. Los chaneques son los dueños de los montes, de los animales y las plantas. En algunas casonas de la zona cafetalera las cosas se mueven o cambian de lugar. Después de salir de su estupefacción los cazadores rápidamente trataron de encontrar a los pequeñuelos, quienes se dispersaron y desaparecieron entre los troncos de los árboles. La técnica de cacería es la de buscar un sitio un poco elevado con el viento en contra desde la perspectiva del cazador para que los venados no venteen o huelan a su verdugo. También se vuelve triste, distraído, ausente y no responde a los estímulos del medio que le rodea». Me da gusto saber que mis historias sean de tu agrado. Una de las soluciones es dejar dulces o pequeños trozos de comida para los Chaneques, ellos vendrán por su tentempié y calmarán sus ganas de reírse de los habitantes de la casa. La palabra chaneque es una expresión náhuatl que quiere decir “los seres que habitan en los lugares peligrosos”. Las leyendas de los chaneques siguen vivas en los estados deVeracruz, Tabasco y Chiapas. Los Chaneques parecen ser historias que los viejos cuentan para asustar a niños que gustan de vagar y no hacer caso pero, son los mismos adultos los que cuentan haber escuchado pisadas que hacen crujir las secas hojas de la alfombra del bosque, son ellos quienes han divisado luces o flamas en laderas de cerros, son ellos los que han oído y se han asustado con las travesuras de los Chaneques. Sus características varían de lugar a lugar: suelen ser descritos como seres invisibles, enanos que se mueven rápidamente entre la densa vegetación y hasta pequeños duendes con sombrero de carácter juguetón; no obstante, la mayoría de las descripciones coinciden en que se trata de «seres antropomorfos de sexo masculino o femenino y de pequeña estatura».
2020 historias de chaneques